lunes, 30 de mayo de 2016

CAPÍTULO 17. ANGIE

-¿Por qué no duermes?. Cuando te veo con los ojos abiertos me das miedo.

"Por un puñado de dólares" Sergio Leone

¿Sabéis ese vídeo de una mamá panda que casi sufre un infarto al estornudar su cría?. Pues más o menos así fue mi vida los primeros días tras el nacimiento de mis hijas.

El más leve movimiento me resultaba apasionante y espectacular, y cada vez que emitían el más mínimo sonido se me paraba el corazón varios segundos.

Estaba convencida de que si dejaba de mirarlas un instante se pondrían a hacer algo increíble, como la rana aquella de la Warner, de modo que he estado vigilándolas sin descanso todo este tiempo y he llegado a una interesante conclusión.

Todas esas horas de observación me han permitido estudiar el comportamiento de mis hijas y aunque parezca imposible que en tan pocos días den muestras de personalidad, la mayor de ellas, Angie, se ha rebelado como un bebé de lo más analítico e inquisitivo.

De hecho tras varias semanas contemplándola decidí ponerme a tomar notas para evaluar sus progresos y de momento esto es lo que tengo:

·DÍA 1:

9:14: Angie despierta y hace un amago de llanto hasta comprobar que es su peluche, el Señor Pollito, quien está a su lado. Tras identificarle se tira un pedo y vuelve a dormir.

18:47: Llega el momento del segundo baño de su vida. Cuando la cojo para meterla en la bañera su mano acaricia mi barbilla. Creo que ha intentado darme una hostia con todas sus fuerzas.

·DÍA 2:

00:31: Todas se ponen a llorar, pero en cuanto Angie para las otras dos dejan de llorar de inmediato.

20:50: Acabo de cambiarle el pañal y le doy al Señor Pollito para entretenerla mientras cambio a sus hermanas. Cuando termino con Jackie observo que el Señor Pollito se encuentra abandonado y Angie le ha quitado a Lili a Doña Jirafa Alegre. Lili comienza a llorar. Jackie comienza a llorar. Pongo orden y tras darle a cada una su peluche la cosa se estabiliza.

20:56: Percibo un desagradable olor. Angie se ha cagado, pero no llora. Su gesto es más bien de satisfacción.

·DÍA 3:

14:36: Agito un juego de llaves ante las trillizas. Jackie es la primera en ponerse a llorar, seguida rápidamente por Lili. Angie las mira como diciendo "¿En serio?". Termina llorando también, pero intuyo que lo hace más por la frustración que por las llaves.

17:53: Durante nuestro paseo vespertino una señora se ha puesto a hacerle monerías a las niñas. Angie ha escupido su chupete, creo que con la intención de tirárselo a la cara.

·DÍA 4:

11:07: Mi madre coge a Angie en brazos. Su cara es similar a la del gato de abajo.



19:22: Angie se ha metido el puño en la boca. Le ofrezco el chupete, y aunque lo rechaza un instante termina aceptándolo.

19:24: Angie ha escupido el chupete e intenta comerse al Señor Pollito.


A veces estoy tentada de lanzarle a la cuna un cuaderno de sudokus a ver qué hace, pero creo que es mejor esperar, al menos hasta que aprenda a darse la vuelta ella sola.

De momento seguiré estudiando su conducta y su extraña relación con el Señor Pollito.

14 comentarios:

  1. Sin duda, Angie ha heredado el carácter de su madre xDDDD
    Apunta maneras.
    ;)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si yo fui un bebé tan inquietante ;P

      Besos

      Eliminar
  2. jajaja vaya vaya con Angie, qué caracter... apunta maneras! es la trilliza alpha, lo bueno es que si la controlas para que no llore sus hermanas tampoco lo harán. Vamos que sólo te tienes que esforzar en educarla a ella y casi ni eso porque parece más lista que el hambre jaja
    Pobre señor Pollito, a este ritmo no dura mucho eh xDD
    Me ha gustado mucho tu crónica detallada de los hechos :)
    Ya sólo falta por conocer un poco más a Lili, a ver con qué nos sorprendes!
    (soy Tomate, que por fin me he hecho una cuenta de google...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, así ya no tengo que esperarme a leer todo el comentario para saber quién eres ;P

      Voy a intentar entrenarla para que se cambie a sí misma, a ver si aprende y las demás la imitan. Me facilitaría mucho las cosas. Aunque no sé si Angie está dispuesta a trabajar para mí.

      El Señor Pollito se replantea su vida cada mañana.

      Eliminar
  3. Eres igual que Piaget (uno de los psicólogos del desarrollo más importantes de la historia, que hizo gran parte de su trabajo observando a sus hijos mientras crecían y anotando con exactitud su comportamiento; aún hoy las etapas del desarrollo humano descritas por Piaget se estudian en todo el mundo). ;D

    Ángie es genial, tiene pinta de que va a ser un niña muy espabilada y muy lista. Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no conocía a ese señor, pero imagino cómo le vino la idea: sus hijos le absorbían tanto tiempo que tuvo que empezar a estudiarlos para seguir trabajando.

      Tiene potencial, pero creo que deberé esforzarme para encaminarla por el buen camino :O

      Eliminar
  4. Todas las parejas tienen cosas en su relación que no se entienden desde fuera, Angie y el Señor Pollito no van a ser menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También hay cosas que se ven mejor desde fuera. Yo le veo poco futuro a la relación, pero a veces hay que dejar que las cosas sigan su curso.

      Eliminar
  5. Interesante la forma de escribir.
    Tal vez Angie tenga potencial de crítica de cine o de escritora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que el señor pollito va camino de convertise en el peluche 'abracín' de Joey (Friends) dentro de unos años. Pues nada, oye, siga sin dejar de mirarla y de tomar nota... seguro que dentro de un tiempo te vas a reír mucho recordándo como eran de bebés. Y van a crecer tan rápido que te vas a quedar sin aliento. No pierdas el momento de grabarles vídeos o sacarles fotos, hazme caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El señor pollito es muy pequeño, cabe en un bolsillo, así que de mayor lo puede llevar en el bolso :)
      Sí, hoy en día con los móviles es más sencillo :)

      Eliminar
  7. ¡Qué paciencia la tuya! Toda una aventura cada día con Angie, Jackie y Lili...
    Mis felicitaciones, mi admiración y mi respeto.
    Tres besitos y un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar