martes, 24 de mayo de 2016

CAPÍTULO 16. JACKIE

-Si te caes tú, nos caemos todos.

"Llamaradas" Ron Howard

Este blog no ha resultado como yo quería. Cuando lo abrí estaba convencida de que podría llenarlo de anécdotas divertidísimas sobre el embarazo, que escribiría un montón y que me ayudaría a reírme de los problemas y dudas de esta situación. 
Pensaréis que soy muy dura, que he hecho lo que he podido y que me ha vencido el inevitable cansancio que supone la gestación, más aún tras descubrir que se trataba de un embarazo múltiple, pero no ha sido así.
Por supuesto, todo cambió cuando me dijeron que iba a tener tres hijas, pero no por los motivos que imagináis. 
He callado por miedo durante todos estos meses, pero ahora que todo ha terminado puedo hablar con total libertad.

Poca gente lo sabe, pero cuando a una pareja le informan de que espera trillizos inmediatamente le sugieren someterse a una reducción embrionaria. El término en sí mismo deja poco lugar a la imaginación, pero sólo por confirmarlo, sí, es exactamente lo que parece, o sea, eliminar a uno de los fetos.

Cuando os conté que iba a referirme a mis hijas como las Supernenas alguien me sugirió en los comentarios que llamase al ginecólogo como a su archienemigo, Mojo Yoyo, cosa que ha estado presente en mi cabeza todo este tiempo.

Y es que para los médicos un embarazo múltiple sólo supone complicaciones y en muchos casos, como ha sido el mío, marean a los futuros padres con datos pesimistas, tratando de convencerles de que lo del embarazo múltiple ha sido una mala noticia y que lo mejor es eliminar a uno de los fetos. De hecho si te niegas parece molestarles, se lavan las manos e incluso te dicen que en el parto no se hacen responsables de la supervivencia del último bebé (palabras textuales).

Fuera del hospital ha habido gente de mi entorno que estaba de acuerdo con el ginecólogo, pero además de los motivos clínicos ("los trillizos son bebés muy enfermizos", "lo vas a pasar fatal en el embarazo") argumentaban razones económicas ("con dos os ibais a ahorrar un dineral"), cuestionando también mi capacidad y deseos de ser madre ("no creo que te vayas a hacer con los tres bebés", "si no estabais buscando ni uno, no sé cómo seguís adelante con los tres").

Como veis he tenido que soportar mucha presión, pero para mí no había ninguna decisión que tomar.

Veréis, yo sería un mando militar terrible. ¿Sabéis esas misiones en las que hay que sacrificar a unos pocos para salvar a muchos?. Todo se reduce a una cuestión matemática. La vida de 100 es más importante que la de 10. Parece una decisión simple. Dura, pero simple. Sin embargo en mi opinión no se pueden usar números cuando hablas de vidas.

Siempre me he reído del argumento de "Salvar al soldado Ryan". El hecho de que enviasen a un pelotón para rescatar a un solo hombre me parecía absurdo, una muestra más de ese estúpido comportamiento heroico tan yanki. Pero a la hora de la verdad la cosa cambia.

Yo soy una persona normal, ni muy buena, ni muy inteligente. Nunca pensé que algún día tuviera que decidir sobre la vida de una persona, pero llegado el momento no he dudado un sólo instante. Conmigo no se abandona a nadie. Cada persona cuenta y no se deja a nadie atrás.

De este modo vine aquí, modifiqué el título del blog, hice la imagen con las tres Lindsays y procuré escribir cosas divertidas. Nunca me arrepentí de haber seguido adelante con los tres fetos, pero durante todo este tiempo el miedo a que se confirmasen los peores pronósticos ha estado sobrevolando mi mente y eso me ha impedido disfrutar plenamente del embarazo y del blog.

Así pasaron los meses, todo evolucionaba perfectamente y cuando llegó el día os aseguro que estaba más optimista de lo que imaginaba. Nerviosa, pero muy confiada en que todo iba a salir bien. Y al principio fue así. Mis dos primeras bebas nacieron sin complicaciones. Pero la última no respiraba. 

Había decidido que llamaríamos Jackie a la tercera como una especie de premio, porque era el nombre más bonito y seguramente sería la que tendría más complicaciones en el parto. Pero Jackie no respiraba. Mi Jackie. Mi niña pequeña.

Ya lo teníamos todo preparado. Las tres cunas, los tres biberones, cada prenda comprada de tres en tres. Y me imaginaba dándoles de comer a las tres, llevándolas al colegio a todas... aún no había venido al mundo y ya no podía imaginar mi vida sin ella.

Y entonces Jackie respiró. Costaba creerlo cuando la vi, tan pequeñita. Apenas un kilo y medio. Tuvo que estar 16 días en la incubadora para ganar peso, pero finalmente venció a Mojo Yoyo y hoy la tengo en casa, con sus hermanas.

La gente que no me conocía me ha llamado de muchas formas a lo largo de mi vida. He sido la hermana de Patri, la hija de Mari, la chica de la droguería, la chica que estuvo en coma... a partir de ahora seré la madre de las trillizas.

La madre de Jackie.

28 comentarios:

  1. Vaya historia, que duro. Sí que has tenido coraje y voluntad para ir escribiendo un blog todo este tiempo (un blog en tono humorístico y distendido además) hablando de las trillizas y poniendo fotos de las 3 supernenas y las 3 lindsays... Es muy digno de admirar de verdad, que manera de afrontar los problemas.
    Por suerte todo ha ido bien, ahora por duro que sea (y habrá muchos momentos duros) ya puedes decir con todo convencimiento que lo peor ya lo has superado.

    En fin, me he quedado un poco así, me alegro de que tu fuerza y positivismo se haya visto recompesado.

    Muchisimas felicidades!!!

    ResponderEliminar
  2. Casi me da algo según te leía, qué historia.

    Veo que tenías las ideas muy claras así que me alegro mucho de que haya salido bien. También espero que no seas demasiado dura con las personas que te aconsejaban tener solo 2: su intención era buena y seguro que no pretendían abandonar a nadie.

    Ahora tocará adaptarse a la vida en familia (numerosa) que probablemente sea lo más gratificante y divertido de todo. :)

    ¡Enhorabuena, familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces la gente dice cosas sin intención, ni buena, ni mala, sólo habla por hablar sin darse cuenta de que estarían mejor callados.

      Muchas gracias ◕◡◕

      Eliminar
  3. Jo Bea me has emocionado! No me extraña que tengas a las supernenas, han salido a la madre, una heroina de las de verdad sin capa ni bragas por encima de los pantalones (o eso espero ;)) no me imagino toda la presión por la que habéis tenido que pasar, y que decidieras seguir adelante con las 3 y encima escribiendo en el blog sacándonos una sonrisa con entradas divertidas... Tienes ganada una habitación vip llena de pelis d lindsay en el cielo!
    Ahora entiendo cuando te dije que jackie era el nombre que más me gustaba que me dijeras q iba a ser una niña muy especial... Y tanto! Es toda una luchadora!
    De verdad, me alegro mucho que al final todo haya salido bien y te deseo lo mejor del mundo porque te lo mereces!
    Muchos besos 😘
    Tomate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si en el cielo no tendrán vetados los productos relacionados con Lindsay Lohan ;P

      Muchas gracias por tus palabras ❤

      Eliminar
  4. Reconozco que tardé en captar el sentido del título, como las tres Linsayd.

    Hiciste interesantes entradas de tono humoristico.
    Pero hay gente que no ayuda. ¿En serio el médico dijo, eso con esos argumentos? Si lo contás, sucedió. Pero parece un médico internado en el Asilo Arkham, donde van a parar los asesinos desquiciados de Gotham. O un personaje de Stephen King. Y me indigna. ¿Donde están lo humano? Y me parece una falsedad, si hasta habido quintillizos que han sido noticia, han crecido y se han visto saludables en programas de televisión.
    Es indignante que la gente que conozcas se haya sumado a ese médico. Y me parece de lo más bajo plantear razones económicas. Y se tanto preocupaban por el dinero, podrían haber ofrecido su ayuda con los gastos.
    Te felicito, sos muy digna de llamarte Doctora. Te doy toda la razón. Y que haya salido todo bien, después del susto que tuviste. Te envío los mejores deseos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya no merece la pena darle más vueltas. Lo que sí es cierto es que siempre he tenido mala suerte respecto a la gente que me ha atendido en temas médicos, pero bueno.

      Muchas gracias y un abrazo ☆

      Eliminar
  5. Jo, no sé qué les cuesta a las personas cercanas dar ánimos a quien tanto los está necesitando en vez de dedicarse a poner más piedras en el camino. Cuando mi hermana estuvo embarazada de su primogénita, mi sobrinita Lidia, también tuvo que soportar un aluvión de malas noticias, de incertidumbres agrandadas por el ginecólogo, etc etc... La recomendación de abortar la tuvo que escuchar un montón de veces en poco tiempo. La pobre lo pasó fatal. Muy muy mal. Pero con todos sus miedos decidió seguir adelante y al final todo salió perfecto o más que perfecto.

    Me alegra mucho tu historia con un final (y un principio de otra nueva) tan feliz. Toda la tropa en casa, sin bajas, y a empezar una nueva aventura.
    Mi más sincera enhorabuena y buenos deseos :)

    Ahora vas a ser la mamá de Jackie y también la cabr...ona que me ha hecho llorar unas cuantas lágrimas leyendo este post.
    :*

    Hasta muy pronto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los médicos en general prefieren no pillarse los dedos y ponerse en lo peor siempre.
      Me alegro de que también le saliese bien a tu hermana :)

      Yo también me emocioné escribiéndolo ✿

      Hasta pronto!

      Eliminar
  6. Ché, que alegría que haya salido todo bien, aunque con dificultades de por medio.

    Muchos besos, Bea.

    ResponderEliminar
  7. Uf, que mal cuerpo se me ha puesto al leer que jackie no respiraba... menos mal que la cosa cambió. ¡Enhorabuena mamá! ¡Hurra por el parto y porque todo haya salido bien al final! ¡Bravo por Jackie! No me imaginaba que hubieras tenido que remar contra estas historias... la verdad, las cosas siempre tienen mucha más miga de la que parece. Yo soy un poco como tú, con eso de que cada vida cuenta y tal, por cierto.

    Oh, y sé quién te sugirió a Mojo Yoyo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuiste tú?, vaya, no tuve tiempo de buscarlo :)

      Muchas gracias :)

      Eliminar
  8. se me han saltado las lágrimas.... me has recordado a mi embarazada, al estres y a la ansiedad que suponía no sentirla moverse.
    Jackie se sentirá muy orgullosa de su madre cuando sea mayor. Eso sí, después de los 25 porque ya sabes que hasta entonces, nos odian! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido todo bastante estresante. Ahora también, pero es otro tipo de estrés, más gratificante :)

      Eliminar
  9. Conforme te iba leyendo no he podido evitar que me brotaran lágrimas. No puedo imaginarme por todo lo que habéis pasado. Desde luego eres una luchadora como también tu hija, Jackie. Cuando sea mayor, dará buena cuenta de que tiene una madre maravillosa. Y unas hermanas a las que va a querer mucho!

    Un abrazo grande y besos!

    ResponderEliminar
  10. Mi admiración y respeto hacia tí, me he emocionado al punto de las lágrimas y no puedo ni siquiera imaginar por lo que has debido pasar. La verdad que no tengo palabras... casi aplaudo cuando leí tu párrafo final.
    Un abrazo fuerte a cada una de tus campeonas. Y uno doble para tí.

    ResponderEliminar
  11. Lo primero, enhorabuena.

    Y lo segundo, se me había encogido el alma según leía, pero luego, ay que alegría que hayan llegado a casa las 3. La gente te diría eso que cuentas de "te lo has pensado bien, no sabes donde te metes", pero soy de tu misma opinión, yo habría hecho lo mismo. Además, a Matt Damon mira que se pierde veces, y siempre van a buscarlo una y otra vez. Con un par!!

    Larga y próspera vida a las 3 supernenas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La madre de Matt Damon sí que debe vivir estresada ;P

      Muchas gracias y un beso ;)

      Eliminar
  12. Uff, hija qué alivio al leer al final!!

    Me has tocado la fibra y creo que tienes toda la razón ¿Cómo se decide algo así? Muchas veces se dice "Esto no es como la Decisión de Sophie", así... de broma, pero en tu caso ¡¡Ha sido así!!

    Me alegra mucho-mucho-mucho que todo haya salido bien y que estén las tres en casa.

    Por cierto, mis sobrinos fueron gemelos, el embarazo fue muy normalito y pesaron eso al nacer.

    En fin, que muchos besos a ti y a esas nenas que han demostrado que son súper heroínas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una nunca sabe cuando le va a tocar vivir algo así, esas decisiones. La realidad supera a la ficción. Menos mal que no son situaciones normales, es complicado pasar por algo así.

      No es un peso demasiado bajo, pero en comparación a las otras dos sí se notaba más pequeña.

      Muchas gracias
      Besos ◕◡◕

      Eliminar
  13. Hola! Enhorabuena por tus trillizas!! Ufff, madre mía, qué mal lo has tenido que pasar... :( Además de las preocupaciones normales de toda embarazada (y más en un embarazo múltiple), tener que aguantar la presión y las opiniones de médicos y familia, habrá sido muy duro!! Yo no sé cómo lo hubiera podido llevar. Y encima, que te hagan decidir sobre algo así... Madre mía!
    Me alegro de que al final todo saliera bien, que ya tengas a tus 3 nenas en casa, y admiro mucho que te mantuvieras firme en tu decisión, no tuvo que ser fácil. Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias

      La verdad es que no creo que sea admirable, sólo soy así, no es más. A veces esta forma de ser se vuelve en mi contra o tiene consecuencias menos "heroícas" ;P

      Eliminar
  14. Madre mía, nunca me había parado a pensar en que te hubieran podido poner en una tesitura como esa. Y encima que hayas sacado fuerza y ganas para escribir el blog, eres una superheroína de las grandes.
    Me alegro mucho de que tengas a las tres Supernenas en casa.

    ¡Un beso grande y 3 pequeños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, un beso para ti ◕◡◕

      Eliminar